Porfirio Díaz, Héroe de Puebla

“Qué bueno sería quemar Puebla”: Ignacio Zaragoza

Porfirio Díaz, Héroe de Puebla

Raúl Rivera / Subterráneos

 

Puebla, Puebla. Fueron muchos los generales que participaron en la batalla de Puebla, pero ninguno con el peso específico de Porfirio Díaz.

Como prolongación de la Guerra de Reforma, La Batalla del Cinco de Mayo, la intervención francesa y el Segundo Imperio pueden ser entendidos en su conjunto, parte de las alternancias en el poder  de liberales y conservadores.

Con la derrota de los conservadores en 1861 en la Guerra de Reforma y la entrada triunfal de Benito Juárez a la Capital el poder de los liberales quedó endeble por las deudas. Por esta excusa Francia, España e Inglaterra buscaron obligar a México a pagar. Después de la venta de la Luisiana y la pérdida de Canadá, Francia continuaba deseando la posesión de una colonia continental.

El Ejército de Oriente fue creado rápidamente para enfrentar a los invasores. El principal cuerpo armado procedía de Oaxaca.

Con la idea de que Francia no iría solo en la intervención sobre México envió un pequeño contingente expedicionario, creyendo que con el apoyo de las armas británicas y españolas fácilmente tomarían la capital. El Presidente Juárez llegó a un acuerdo con estos con lo que retiraron sus fuerzas del puerto de Veracruz. Pese a ello, los franceses avanzaron hacia la capital.

Por aquellas fechas se gestaba el moderno estado alemán y la lucha por la preponderancia en el continente.

 

La batalla de Puebla

Cabizbajos por la falta de apoyo de los poblanos se dice que el general Porfirio Díaz comentó que sería bueno voltear los cañones y destruir Puebla.

La figura de Porfirio Díaz durante la batalla del cinco de mayo fue fundamental, pues el peso de la caballería durante el combate fue decisivo.

Al ser vencidos los franceses y huir a Orizaba, el General Díaz salió en su persecución, pero Ignacio Zaragoza le ordenó regresar.

 

Segundo intento

Para el año siguiente Napoleón III ya no envió un cuerpo expedicionario, decidió mandar al cuerpo de fuerzas continentales  de 30 mil hombres. El 9 de septiembre de 1863 cayó la ciudad de Puebla. Junto con todos los demás militares, Díaz fue capturado y detenido en el Convento de Santa Inés en Puebla. Los prisioneros fueron llevados a Veracruz, donde se les conduciría a Martinica. Dos días antes de ser embarcados, Díaz y Berriozábal escaparon rumbo a la Ciudad de México.

Para 1864 el país estaba lleno de guerrillas. Díaz Fue recapturado y enviado a prisión en Puebla al Convento de las Carmelitas, pero se escapó y huyó al sur.  En Oaxaca se fortificó y rehízo el maltrecho Ejército de Oriente.

En 1867 Napoleón III llamó a todas sus fuerzas armadas regadas por el mundo para defender a Francia de los prusianos, entre ellas el cuerpo armado en México. El Imperio Mexicano quedó indefenso. Ese mismo año Porfirio Díaz sitió la Ciudad de Puebla, única ciudad leal a Maximiliano.

Con  la caída de Querétaro concluyó el Segundo Imperio. Después de entrar a la capital Benito Juárez dijo complacido por la Batalla de Puebla: “Es un buen chico nuestro Porfirio. Nunca hecha sus cartas hasta que no toma una capital”.

Memorias de Porfirio Díaz, p. 14. Madrid, España, marzo de 1980.

Riva Palacio, Vicente (1889). México a través de los siglos.

~ por subterraneosmx en 19 abril, 2012.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: