De la Cuaresma cristiana a la judía

La semana santa se celebra la primera luna llena de la primavera

De la Cuaresma cristiana a la judía

Raúl Rivera / Subterráneos

* Los católicos van a la iglesia a recibir la ceniza, el sacerdote le impone en la frente esta mientras dice la frase “Recuerda que polvo eres y al polvo has de volver”.

Puebla, Puebla. Un día después del Miércoles de Ceniza inicia la Cuaresma, periodo de reflexión que precede a la Semana Santa, producto de costumbres judías y latinas, y que en las tradiciones gastronómicas locales encuentran coincidencias.

 

Miércoles de Ceniza

El Miércoles de Ceniza se celebra previo a la cuaresma. Este día los católicos van a la iglesia a recibir la ceniza, el sacerdote la impone en la frente esta mientras dice la frase “Recuerda que polvo eres y al polvo has de volver”. También es un remanente judío, pues estos acostumbraban guardar cuarenta días de penitencia como conmemoración a la muerte de algún pariente, desgarrando su ropa y echándose ceniza en la cabeza. De la misma forma los católicos conmemoran la muerte y resurrección de su deidad con los días previos a la Semana Santa.

 

Duración y comienzo

La Cuaresma es un periodo que ha variado según las costumbres. En los primeros años de la edad media se omitía los domingos y se contaba la semana como seis días. Así en total se contabilizaban 49 días entre el primer domingo de cuaresma y el jueves santo, pero en sus números se contabilizaban 40 días.

También ha existido confusión con respecto a su comienzo. La Semana Santa se celebra la primera luna llena de la primavera, por lo que se cuentan cuarenta días hacia atrás hasta llegar al miércoles de ceniza.

 

 

Calendario Judío

El calendario judío es sumamente complejo, ellos midieron las lunas llenas con varios siglos de antelación, por lo que su cuenta de los días es mucho más exacta que la de los calendarios posteriores como el gregoriano o el maya. Incluso, al contrario de los calendarios maya y gregoriano, no sufre desfases y continuará funcionando por varios siglos gracias a un algoritmo inventado en el siglo II.

Entre las costumbres de los católicos está la abstinencia de comer carne roja y sus derivados. Pero puede ser eludida fácilmente con la excusa de enfermedad, vejez, o pobreza. Para también ha permitido surgir platillos variados que trastocan las costumbres de las regiones lejanas al mar, con la elaboración de empanadas, tortitas de camarón seco o romeritos.

~ por subterraneosmx en 23 febrero, 2012.

 
A %d blogueros les gusta esto: