El “Homo Evolutis”, una nueva especie de hombre

El “Homo Evolutis”, una nueva especie de hombre

Andrea Aguilar de Gante/ Raúl Rivera / Subterráneos

* ”La diferenciación de la especie no será un acontecimiento programado y deliberado, sino que conllevará una acumulación siempre rápida de mejoras pequeñas y exitosas”, Juan Enríquez Cabot, presidente de la compañía Biotechnomy

Puebla, Puebla. “Estamos controlando directa y deliberadamente la evolución de muchas especies, incluida la nuestra”, afirma Juan Enríquez Cabot, presidente de la compañía Biotechnomy dedicada a la investigación e inversión en proyectos de ciencias de la vida, quien afirma que estamos atravesando un proceso de diferenciación de la especie, generando un “Homo Evolutis”.

 

¿Por qué actualmente solo hay una especie humana?

—Por algún motivo social se nos hace común ver una especie humana. La diferencia entre el genoma de un neandertal y un hombre moderno es de apenas del 0.0004 por ciento. Una hipótesis es que somos la cruza entre los distintos seres humanos que existieron en una parte del mundo”.

De acuerdo a Enríquez Cabot, el Homo Evolutis es un proto humano consciente del cambio que hace directa y deliberadamente, no sólo de él mismo sino de los demás seres vivos, provocando una diferenciación entre humanos alterados y no alterados. Gracias a la genética se deben muchos de estos cambios, que a través de tres caminos ayudan a acercarse a la teoría del “Homo Evolutis”: el primero, en los discapacitados que se adaptan a tecnologías y nuevos materiales. El segundo, las células madre y la ingeniería de tejidos: “A partir de la célula de la piel de un ratón, los japoneses generaron piel, con el tiempo también órganos y después un ratón completo. Podemos colorear partes de cerebro con una proteína y de esta forma clasificar las reacciones del cerebro para clasificarlas en lenguaje binario, etc.”. El tercero, la esperanza de vida. Cabe destacar que está diferenciación no sólo es por motivos médicos o de investigación, sino también estéticos, por lo cual Juan Enríquez destacó el crecimiento en un 297 por ciento de la cirugía plástica entre 1996 y 2002.

 

Está diferenciación afectará de dos formas a los humanos, según Juan Enríquez Cabot:

Inmortalidad. La genética permite avances médicos y pronto se quitarán enfermedades. La muerte sólo se dará por accidentes. “Si les digo que nuestros hijos vivirán 150 o 200 años tal vez nos parezca irreal, pero nuestros abuelos vivían en promedio 40 años. La mayor causa de muerte en México son los accidentes violentos, si somos capaces de cambiar eso, podríamos llegar a los 150 años.”

 

Inequidad

Aquellos que puedan pagar esta diferenciación; cirugías plásticas y reconstructivas, generarán ventajas y desventajas entre la población. Aunado a “el dinero y la riqueza a través de las patentes” de aquellos que vendan esos servicios.

~ por subterraneosmx en 9 febrero, 2012.

 
A %d blogueros les gusta esto: