Hitchcock, Kubrick y Los Simpsons

Lo amarillo del cine

Hitchcock, Kubrick y Los Simpsons

Víctor M. Rodríguez / Subterráneos

Hace veintidós años que Los Simpsons fueron transmitidos por primera vez por la cadena Fox. Veintidós años que llevan parodiando y homenajeando grandes clásicos (y no tan clásicos) del cine. Incluso, debido a su éxito, se han dado el lujo de realizar una película sobre la familia amarilla más popular de la pantalla chica.

Pero viajemos en aquella maquina transportadora del pasado (y del futuro también), en aquel De Lorean DMC-12 de Volver al futuro y revisemos algunas escenas memorables del cine en amarillo.

 Hitchcock y lo amarillo del misterio

De entre las mejores parodias y homenajes, se encuentran las realizadas a Kubrick y Hitchcock en las primeras temporadas.

En la segunda temporada, en el episodio “Tomy, Daly y Margue”, se hace referencia a Psicosis. En la serie, Maggie pega a Homero con un martillo en la cabeza, mientras las cuerdas suenan al igual que la película, Homero cae al suelo, la pintura roja que está en un estante es derribada y se escapa por el drenaje (simulando la sangre). La cámara imita los mismos movimientos que en la película (desde el extremo close up, girando la cámara en 360 grados, hasta el plano general).

En ésta misma temporada, en el episodio “El último tren”, Bart ha jugado con sulfato de sodio y firmado con su nombre el patio escolar, Skinner sube corriendo las escaleras del campanario, después de varios escalones y mirar hacia abajo, sufre de Vértigo (como el personaje principal de la película,) al llegar a la cúspide lee el nombre de “Bart”.

En el capítulo titulado “Un tranvía llamado marge”, de la tercera temporada, tenemos la escena final de Los pájaros, en donde homero va por Maggie a la guardería y se encuentra con un grupo de bebés con chupón alrededor de su hija, Homero se acerca con temor para llegara hasta Maggie y sigilosamente se la lleva del salón. En la película, aquella familia que se ha refugiado del ataque de las aves, sale de la casa para ir hacia el auto y se encuentran rodeados de un centenar de aves. Y como en cada película de Hitchcock, él mismo la firmaba con su presencia, también lo hace con aquel episodio.

 De la naranja mecánica a lo amarillo Kubrick

Parodiando a la Naranja Mecánica (episodio titulado “La promesa” de la cuarta temporada), Bart ha sido objeto de estudio de su hermana tras echarle  a perder su trabajo de ciencia. Mide su inteligencia y la compara con la de un Hamster, por lo que pone trampas a través de panques conectados a corriente eléctrica colocados estratégicamente por la casa. Al intentar tomarlos por tercera vez (la toma en contrapicado con primer plano a los panques con cereza y en segundo plano el rostro de Bart) entra en shock y cae al suelo. Lo mismo sucede con Alex en la película al querer tocar los pechos de una mujer desnuda (como prueba de eficacia sobre el método experimental al que lo han sometido en la prisión).

El resplandor también hace su aparición en el episodio de “La Casita del Terror V”, de la sexta temporada, tomando el mismo título que el de la película (y del libro). Lo más memorable como la sangre saliendo del elevador, el cantinero fantasma, la locura de Homero intentando matar a su familia, la capacidad de Bart para comunicarse con el jardinero Willie, están presentes en éste capítulo.

Y para finalizar no podía quedar fuera 2001: Odisea del espacio (episodio titulado Homero en el espacio profundo, quinta temporada), en donde Homero es elegido junto con Barney para unas pruebas físicas e ir al espacio. Barney gana, pero tras beber champagne sin alcohol, vuelve a las andadas, por lo que Homero será el elegido.

Una vez a bordo y estando en el espacio, homero abre una bolsa de papas fritas y al no haber gravedad, flotan por la nave espacial. Homero se encarga de limpiar el lugar comiéndolas, mientras de fondo se escucha El Danubio azul. El final del episodio, es el mismo al de la película, Homero dentro de un feto.

Desafortunadamente, tengo que regresar en el De Lorean DMC-12, el espacio (para el texto) y el tiempo (para seguir leyendo) se terminan, pero no son todas las parodias que existen sobre aquellas películas citadas, hay más, y prometo regresar (con mi máquina del tiempo) para comentarlas.

~ por subterraneosmx en 15 diciembre, 2011.

 
A %d blogueros les gusta esto: